Nada que un poquito de sacrificio no solucione

Processed with VSCO with c1 preset

Recuerdo que el año anterior hice una lista de mis agradecimientos y aprendizajes del 2017…esta vez, descubrí que el 2018 fue mi año de plantar. Me ayudó a descubrir el valor del trabajo duro, el poder del miedo y la grandeza de la valentía; todo en pro de lo que todos queremos pero muy pocos perseguimos, ser una mejor versión personal. Es terrible la facilidad con la que muchos (yo incluida en algún momento), denigran el significado clichetizando a “la mejor versión”. Todos tenemos un camino diferente por delante, mejor recorrerlo mirando al frente que quedarse estacionado mirando a quien te pasa por el lado.

x

Paula

Advertisements

Plantando.

Ya comenzó el nuevo año que me tiene tan emocionada; quiero decir, 2018 para mí fue increíble…pero en todo el sentido de la palabra, “irreal”. Fue tanto lo que evolucionó (me encanta usar esa palabra), así que llegué con grandes expectativas y aspiraciones al 2019. En este punto, afinar ciertos detalles que pasé por alto el año pasado para poco a poco ir intentando cumplir el objetivo que vengo persiguiendo desde hace un tiempo (aunque no tanto tiempo como muchos podrían imaginar), de intentar ser esa versión de mí que se reinventa, que es mejor y que sigue cambiando para mejor. Es para eso que estamos hoy aquí, para llevar un registro de ello.

Para resumir de manera contundente, diré que he ido plantando pequeños sueños y acciones, esperando florecer muy pronto. Para muchos, que este año sea su “borrón y cuenta nueva”, y a los que ya transitan su camino, que este año sea su “florecer”. Dato curioso: uno de mis últimos aprendizajes fue que ese borrón y cuenta nueva puede llegar cuando sea que tú quieras.

bevs

x

Paula

Fact de la lectora: la mejor época del año, y yo brillando por mi ausencia

Sin títuloxmas

Muchos de ustedes probablemente se imaginan y algunos hasta conocen a fondo esa sensación que nos llena el estómago a los lectores cada vez que entramos en una librería y saboreamos el olor de un libro nuevo que queremos que nos impregne. Hola a mis antiguos confidentes; bienvenidos, nuevos voladores.

Esta experiencia en un país nuevo no ha sido fácil, pero ha fluido. Lenta pero constantemente, como mi pequeña biblioteca. Espero que hayan pasado la mejor de las navidades, y que brinden amor y cariño a sus seres queridos. No únicamente por navidad o fin de año, sino porque el tiempo apremia. Si se quedan, les prometo que este será un año mucho más activo. Tanto a lo que la lectura se refiere como a los updates. Como el agua, he sido amorfa, he fluido, me he empoderado, he sido transparente y me he dejado correr. Sí. Nada de qué avergonzarme. La transición no para aquí. ¿Te animas a quedarte?

x

Paula

Las caras del éxodo.

La publicación “pregunta simple” me llenó el pecho y siento que no tiene toda la atención que se merece. Aclarando, yo sé que la mayoría de las personas a las que leo y que me leen no son conocedoras de la posición o de la situación de los venezolanos; muchas veces es algo que nos cuesta entender a nosotros mismos, imagínense explicar.

A lo que voy con esto es, convertirnos en inmigrantes nos enseña mucho. Entre otras cosas: valor, humildad, amor propio, honestidad (sobre quienes somos y quienes queremos ser), lealtad a nuestras raíces. ¿No lo crees?, ¿no lo has vivido? El vivir el día a día sirviendo a otras personas para ganarnos un lugar en una sociedad completamente desconocida, demostrando que el venezolano es echado palante, trabajador y honesto; muchas veces luchando con la mala propaganda que otros paisanos (una pequeña fracción de todos los que hemos salido) promocionan queriendo ponernos de delincuentes o malas personas; metiéndonos nuestro título de médico bajo el brazo (o de ingeniero, de arquitecto, de contador, entre otras profesiones que representen años de estudio y dedicación), o simplemente el hecho de renunciar a esas comodidades a las que podíamos tener acceso en un país que se está cayendo a pedazos para dedicarnos a reinsertarnos desde 0 en una comunidad, haciendo trabajos que nunca hubiésemos imaginado. Y tómenlo de mi, una inmigrante más, nada de eso da tanto miedo como alejarnos de nuestros familiares y seres queridos. Muchos pensarán que es difícil, pero nada comparado al miedo que te recorre la espina cuando estás a punto de embarcar (por si no lo saben, muchos por bus, por avión y hasta a pie salen día a día de Venezuela). El dinero es agua que se escurre y se evapora entre tus manos. Muy difícil de conseguir estando allá, casi imposible, y mínimamente representativo, por no decir nulo una vez que estás afuera. Así es, hay mucho venezolano pasando vaina. No es llegar a otro país y pensar que se te resolvió la vida. Es saber que la parte más difícil es la que te falta y hay que echarle bolas porque ya no está el apoyo que podías haber tenido en esa otra vida. Me gusta llamarlo así, otra vida, porque todo cambió tanto, que más que otra momento en el tiempo parece la dimensión desconocida.

Ok, igualmente no me malinterpreten, esto no se trata de la mala publicidad, de dar lástima o caer en los mismos dramas que tiene la gente del siglo XXI y su estúpida manía de ofenderse por todo, de exagerar todo, victimizarse por todo, o darse por aludido por todo. Esto es un wake up call, para los que saben y los que no saben lo que significa haber vivido esta época de la historia que nos tocó en Venezuela y pensar, si dejan una vida de “comodidades” por irse a pasar las de Caín por una oportunidad de empezar de 0 en otra parte, entonces las cosas sí están muy, muy malas. Esto al final no se trata de comodidad, se trata de vivir o morir. De intentar hacerle mejor la vida a los que te quedan, y de sacrificios por un futuro mejor. Y como decía Leon, de las caras del éxodo, se trata de decidir por ti mismo cuál va a ser tu camino. Entonces, quién es capaz de criticar al que decide comerse las verdes primero para poder saborear las maduras. Para pensar…

x

Paula

dav

P.D: Si llegaste hasta este pie de página, espero que mis palabras, aunque a veces necias, te hayan servido de ilustración. Igualmente, cualquier duda, siéntete libre de comentar, siempre los leo. Si quieres seguir de cerca mi día a día, pincha aquí y nos vemos en instagram.

Más humor para afrontar la vida y no sobreponer al drama en cada situación.

El lado bueno de tener un año más de vida es que me da por ponerme filosófica y no por querer parar al reloj (supongo que me prepararé para eso cuando pise los 30).

Processed with VSCO with c1 preset

¿A que lo notaron? Notaron que no estoy utilizando la mierda de app para android de wordpress. Ha sido un regalo de mi amado con el que podré volver como Dios manda a la blogósfera Se pasó ❤ y ahora que lo menciono, no puedo evadir el papel protagónico que ha representado en mi vida luego de haber emigrado (pero eso es una historia para otro día).

Hoy quiero aprovechar para agradecer, porque todo va de acuerdo al plan. Hoy es un nuevo día para hacer nuevas concesiones y para perdonarte por lo que has hecho mal. 

¿No les dije que nos leeríamos más seguido? pues aquí estamos, con mil ganas de seguir, de contar y de escribir. Plus, ¡vienen más reseñas!

Processed with VSCO with c1 preset

x

Paula

P.D: Esperen por mis testimonios porque he venido para quedarme.

 

Finales abiertos.

Hay quienes los odian pero también estamos a los que nos encanta una buena sorpresa con final abierto. Quiero decir, no es secreto para ninguno que los finales abiertos pueden hacer la carrera de un escritor cuando sabe emplearlos bien. Nada de esas porquerías en novelas en las que enredan la trama hasta más no poder y ya luego, antes de dar la historia como un caso perdido sueltan un final abierto sin pies ni cabeza, como diciendo “yo ya hice mi trabajo, ahora tú ve qué haces con eso”, y no.

La emoción en el final abierto, a pesar de que está en dejar al lector haciendo conjeturas, es darle las herramientas para que la historia reciba un final digno, la diversión se basa en pensar en qué fue lo que quiso transmitir el autor, pero como intento destacar, es una actividad en dos direcciones. El escritor se explota lo sesos en convertir la historia en objeto de nuestros desvelos y el lector se explota los sesos tratando de completar el final abierto. ¿Qué opinan ustedes de los finales abiertos? ¿Puedes hacer mención de manera positiva o negativa de algún libro dentro de tus lecturas con un final abierto? Nada de spoilers, claro está. Sólo mencionar el libro, y si el autor supo manejar a tu parecer el final abierto o no.

2018-03-09 06.00.55 1.jpg

Es cierto que esta semana me he enfocado en todo menos en la lectura 😦 veo una dieta en mi futuro.

P.D: Ya pueden ver mi widget para Goodread, y como ya saben, también me pueden encontrar en instagram.

x

Paula