El resplandor.

resplan dor.jpg

¡Hola, pajaritos! por fin saqué tiempo para leer “El resplandor”. Debo confesar que soy algo necia con los libros que tienen una adaptación visual. No por nada, sino que me gusta leer antes el libro, imaginar, entrar en perspectiva, y ya luego darle una oportunidad a la película. Así que no, no he visto la película protagonizada por Jack Nicholson, pero sí estoy al tanto de que Kubrick se tomó muchas libertades con el guión y terminó siendo una historia algo diferente. De cualquier manera, la tengo en mi lista de pendientes.

-Todos los grandes hoteles tienen escándalos -respondió-. Lo mismo que cualquier gran hotel tiene fantasmas. ¿Por qué? Demonios, la gente viene y va. A veces alguno estira la pata en su habitación, un ataque cardíaco, un derrame o algo así.

“El resplandor” narra la historia de Jack Torrance, un escritor y profesor, que debido a sus constantes ataques de ira frustra su empleo en la enseñanza. En su condición de ex alcohólico, es un hombre que a pesar de contar con el entero amor de su familia, en lo referente a la confianza no tiene los puntos muy altos con su esposa, Wendy. Quien soportó incontables veces las borracheras de Jack, y no supera especialmente un episodio en el que hirió al hijo de ambos, Danny. Posterior a la situación que culmina en dejarlo desempleado, ambos, deciden que lo mejor es aceptar la oportunidad que se le presenta a Jack para ejercer el oficio de vigilante durante el largo invierno en el Hotel Overlook, que se encuentra aislado por la nieve y no es rentable mantenerlo funcionando para esa época del año. Muchas cosas están sucediendo, con la idea de que el aislamiento será bueno para reforzar los lazos familiares y los escasos recursos económicos con los que cuentan, se trasladan los tres al Overlook para pasar el invierno.

Danny es un niño muy especial, posee lo que después conocemos como “the shine” o “el resplandor”. Tiene la capacidad de a sus cortos 5 años, saber cosas que a su edad jamás podría entender. Puede saber lo que otras personas piensan y cómo se sienten. Su amigo Tony, invisible para cualquier otro que no sea él, le dice cosas que al tiempo se cumplen, y le advierte que no debería ir al hotel porque es un peligro. REDRUM, es una palabra que Tony constantemente le muestra, pero Danny todavía no sabe leer y mucho menos sabe lo que significa.

Mientras seguía mirando cómo los botones acomodaban las maletas, Danny frunció el entrecejo. La mujer miraba de manera penetrante al hombre de gris, que supervisaba la operación. ¿Por qué querría ella meterse en sus pantalones? ¿Tendría frío, aunque llevara puesto ese abrigo largo de pieles?. Y si tenía tanto frío, ¿por qué no se había puesto ella pantalones?

Lo que me gusta de esta historia es que como fiel escrito de Stephen King, podemos ver la constante aparición de presagios por parte de los personajes con respecto a su propio futuro, sin matar el suspenso de la trama y generando ansiedad a medida que se va desenlazando. Me gustaron mucho los personajes. Jack Torrance, un personaje bien desarrollado, con una muy buena historia de fondo, poco a poco lo conocemos y otra de las cosas que adoro del escritor es cómo se las ingenia para hacer evolucionar al personaje, desde un borracho histérico, a amoroso padre ejemplar, hasta la completa histeria.

Por lo general, a Jack le gustaban sus personajes, los buenos y los malos. Y se alegraba de que fuera así. Eso le facilitaba el intento de verlos desde todos los ángulos y entender con mayor claridad sus motivaciones.

Wendy es una madre amorosa y preocupada, que ama como mujer. Hasta la muerte. Pero muy a pesar de su amor hacia Jack, primero es madre, y es capaz de hacer hasta lo último por proteger a Danny. Muchas veces siente celos de la relación de Danny con su papá, siente que lo prefiere a él, que es su ídolo. Ella también tiene una historia de fondo que nos hace entender la perspectiva del personaje.

La respiración había vuelto a acelerársele, y detrás de la frente sentía el pánico como una rata que lo roía desde dentro, retorciéndose. Peleó con el pánico, peleó con las raquetas para la nieve.

Danny fue mi personaje favorito. Un niño adorable y educado, muy maduro para su edad, y muy a pesar de lo que sus padres crean, entiende demasiadas cosas. Me recuerda mucho al personaje de Jake, de La Torre Oscura, aunque sus historias de fondo son MUY diferentes, creo que ambos personajes comparten el esplendor. A pesar de ser una de sus primeras novelas (1977), “El resplandor”, como todas las novelas de King, giran en torno a la trama de La Torre Oscura. De la cual aspiro muy pronto hacer una reseña, pero no se preocupen, pajaritos, todo es por parte, y cada una de las novelas de esta saga merecen su reseña. Con respecto al “El resplandor”, debo decir, me encanta el horror de King, su afán por hacernos conocer lo máximo posible acerca de sus personajes y la manera en la cual nos hace adorarlos para jugar con su futuro. MASOQUISMO PURO. Lo adoro. La atmósfera que crea la novela me atrapó. Si te gusta el horror, y el suspenso, esta es tu próxima elección ⭐⭐/5.

x

Paula

Advertisements