Con palabras que se formaban muy despacio con su letra infantil escribió: «Me pregunto si todos los miembros del comité han muerto. Si es así, lo siento. Perdí el rumbo. Es una pobre excusa para mis actos, pero juro que es la única válida. El hombre oscuro es tan real como la supergripe, como las bombas atómicas que todavía están depositadas en alguna parte dentro de sus cubículos blindados. Y cuando llegue el fin, y sea tan horrible como los hombres buenos siempre supieron que iba a ser, a medida que avancemos hacia el Juicio Final, sólo podré alegar una cosa: estaba equivocado.»

Harold Lauder. The Stand.

Advertisements

Cosas necesarias.

No obstante, es la vida de un pueblo pequeño –llámalo Peyton Place o Picos Gemelos o Castle Rock–,todo se reduce a prójimos que comen pie y beben café y hablan unos de otros a sus espaldas.

Es muy probable que el lugar donde creciste sea igual a éste. Gente que se acalora por la religión, gente que sufre decepciones amorosas, gente que guarda secretos, gente que alberga resentimientos… e incluso una historia escalofriante de vez en cuando, como lo que pudo o no haber pasado el día en que murió Pop en su tienda de chatarra, para animar un día tedioso ocasional.

220px-NeedfulThingsBookCover.JPG

Esta es una pequeña introducción de la novela que estoy leyendo actualmente, Cosas necesarias (Needful things) ó La tienda de los deseos malignos. Próximamente, su reseña.

x

Paula

Finales abiertos.

Hay quienes los odian pero también estamos a los que nos encanta una buena sorpresa con final abierto. Quiero decir, no es secreto para ninguno que los finales abiertos pueden hacer la carrera de un escritor cuando sabe emplearlos bien. Nada de esas porquerías en novelas en las que enredan la trama hasta más no poder y ya luego, antes de dar la historia como un caso perdido sueltan un final abierto sin pies ni cabeza, como diciendo “yo ya hice mi trabajo, ahora tú ve qué haces con eso”, y no.

La emoción en el final abierto, a pesar de que está en dejar al lector haciendo conjeturas, es darle las herramientas para que la historia reciba un final digno, la diversión se basa en pensar en qué fue lo que quiso transmitir el autor, pero como intento destacar, es una actividad en dos direcciones. El escritor se explota lo sesos en convertir la historia en objeto de nuestros desvelos y el lector se explota los sesos tratando de completar el final abierto. ¿Qué opinan ustedes de los finales abiertos? ¿Puedes hacer mención de manera positiva o negativa de algún libro dentro de tus lecturas con un final abierto? Nada de spoilers, claro está. Sólo mencionar el libro, y si el autor supo manejar a tu parecer el final abierto o no.

2018-03-09 06.00.55 1.jpg

Es cierto que esta semana me he enfocado en todo menos en la lectura 😦 veo una dieta en mi futuro.

P.D: Ya pueden ver mi widget para Goodread, y como ya saben, también me pueden encontrar en instagram.

x

Paula

Finalmente, 1536 páginas. Redoble de tambores.

Me asombré, reí, lloré, me estresé, me apuré, seguí, volví a llorar y aquí estoy. Concluí.

Si eres un recién llegado, siéntate, te doy la bienvenida, y te invito (igualmente si no eres nuevo por acá), a que revises un prólogo de dos partes y Update; con el único fin de entrar en materia.

Si ya los leíste, o si quieres ir al grano, acompáñame.

Thestandcomics.jpg

Guau. Primero lo primero; es una obra de tal magnitud,  que describe con tanta precisión que te engancha y acerca tanto a cada personaje y a su historia de fondo. Te hace sentir como un personaje más que interactúa y se encuentra en los mismos lugares que ellos. Con sus mismas preocupaciones y alegrías, formando parte de su mismo bando, y viajando con ellos por distintos lugares de Estados Unidos. Incluso, te hace cuestionarte, más de una vez me encontré con “¿Qué habría hecho yo?” en la mente mientras me deslizaba como una ágil bailarina entre página y página.

Estoy muy feliz por haber leído Apocalipsis. Aclarando: primeramente, la novela fue publicada bajo el nombre de The Stand ó La danza de la muerte (1978), como explicó el mismo King en su prólogo de dos partes, fue una versión incompleta en favor de la brevedad porque en aquél momento a los editores les parecía demasiado larga, cuestiones de presupuesto, etc, etc, etc…en 1990, se publicó bajo el título Apocalipsis (The Stand: The Complete & Uncut Edition), misma novela misma historia, mismos personajes, pero con la parte anteriormente eliminada y según King, con cambios extremadamente sutiles en algunos accionares de los personajes.

apocalipsis-stephen-king.jpeg

Los personajes más odiados por mi:

  • Harold Lauder: gordo resentido, adolescente fracasado, atormentado por un pasado y una vida que ya no existe. Siempre paranoico, rencoroso y hasta psicopático.  Muy inteligente e ingenioso. Sabe cómo manejarse con sus recursos. Comienza dándome lástima, continúa produciéndome asco y odio, y acaba justo como comienza, dándome lástima.

Había sido víctima de su interminable adolescencia. Tan sólo eso. Algo muy sencillo. Se había envenenado con sus visiones radicales

  • Nadine Cross: perra y mojigata. Es una descripción bastante concisa de Nadine. Ella es una mujer débil, muy manipuladora, cruel y egoísta. Una vírgen de veintilargos años, en la vida anterior, maestra de niños pequeños. Luego de la súpergripe o Capitán Trotamundos (el nombre con el llaman a la enfermedad), que arrasó con un porcentaje increíble de la humanidad solía pensar que quitar una vida cuando se habían perdido tantas era un pecado imperdonable. Ironías de la vida. Es una mujer con la que no quisieras tropezarte, los problemas son parte de ella, tanto para los demás como para ella misma, aunque no se de cuenta hasta que ya sea muy tarde.

En este libro hay muchos personajes interesantes en los dos bandos, sin embargo me parece mejor hacer una entrada con referencia a ellos, o exclusiva para cada uno y no los entretendré más de cuenta en una sola publicación.

Mis personajes favoritos:

  • Tom Cullen: Como es descrito por su mejor amigo, a Tom le faltan algunas cartas para ganar la partida o lo que sería lo mismo, es un poco corto de recursos. Tiene cuarenta y tantos años pero parece de veintantos, con sus ojos soñadores y su sonrisa de niño, es retrasado. Siempre alegre con lo mínimo y muy feliz de que por primera vez en toda su vida lo tomen en cuenta. Las aventuras de Tom y el papel crucial que juega en el desenlace de todo, te hace amarlo de principio a fin.

Soy Tom Cullen. Pero no sé leer. Sólo llegué hasta el tercer curso; pero entonces tenía ya dieciséis años y papá hizo que lo dejara. Decía que era demasiado mayor –comentó sonriendo.

  • Nick Andros: un sordomudo que aprendió a leer los labios y a comunicarse con los demás a través de la escritura. Tiene 21 años, es bastante independiente, es una muy buena persona, leal y servicial, pero no es para nada tonto. Es justo. Se vuelve el mejor amigo de Tom Cullen. Es el corazón de la Zona Libre, nunca hubiera pensado que dentro de él se encontraba un líder que guiaría masas.

Retrasado, se dijo Nick. Yo no puedo hablar y él no puede leer. Por un instante quedó desconcertado.

  • Stu Redman: un tejano de 31 años que antes de la epidemia se dedicaba a reunirse con sus amigos en la gasolinera de uno de ellos a beber cerveza y a escuchar más que todo. El silencioso Stu. Después de la epidemia es otro cuento. Vive la epidemia desde el mismísimo principio y por una simple casualidad. La evolución del personaje es impresionante a través de la novela. Stu es héroe bueno, talentoso y gallardo que deberían tener todas las historias. Únicamente tuvo que pasar Capitán Trotamundos para que se diera cuenta en lo que se podía convertir. Creo que estoy enamorada de él.

De Larry Underwood, de quien también estoy un poco enamorada, ya les hablé la vez pasada, pero confieso que me gustaría volver a hablarles de él en una futura publicación. Frannie Goldsmith se las debo, me encanta esa mujer desde el principio, lo fuerte e independiente que es, y la fuerza con la que ama. Randall Flagg, nuestro villano principal, se merece una entrada para él solo, les prometo que la tendré pronto. Lo dejo hasta aquí porque sino no voy  a parar nunca. Demás está decir que quedé encantada.

⭐⭐⭐/5.

Ah, algo más, Lo que más me gusta de este tipo de novela de ficción es que podría no ser tan ficción después de todo. No es una cuestión difícil de imaginar y por supuesto tampoco es imposible que suceda. Mientras tanto, yo me sigo preparando mientras las leo, sólo por si acaso 🙂

page_1.jpg

x

Paula

 

P.D: curioseando en youtube, me conseguí con la miniserie de 1994 basada en la novela, en audio latino, para los que les interese, acá les dejo el link. Yo voy a ir a verla inmediatamente, soñando con que no se trate de una decepción como la de la película de La Torre Oscura.

Esa horrible sensación.

Cuando comienzan a asesinar sin previo aviso a tus personajes favoritos y sientes que el mundito que tienes entre las manos (como llamó una autora a los libros en físico en una entrevista que leí recientemente En el jardín inglés), se va enfurruñando y deshaciendo poco a poco. Pero en mi condición de masoquista, más que en de lectora, debo decir que adoro estos desenlaces que me arrugan el corazoncito, me despiertan los sentidos y me desarrollan el ingenio; intentando crear situaciones y eventos alternativos que podrían ser lo que quizá yo quisiera. Y lo admito, este tipo de desenlaces los entraño con más ansias, porque al final sé que por más bonito que me gustaría que fuera, no lo encontraré mejor que como está.

Diría la abuelita cuentacuentos al nieto preguntón, “porque sino no habría historia”.

x

Paula

Y cuando llegue el fin, y sea tan horrible como los hombres buenos siempre supieron que iba a ser, a medida que avancemos hacia el Juicio Final, sólo podré alegar una cosa: estaba equivocado.

Harold Emery Lauder

P.D: Muy pronto les hablaré de Harold (el Halcón), para los que lo conocen, probablemente se encuentren entre dos sentimientos: odio puro y duro, y/o lástima. Todavía no sé dónde me encuentro yo.

Update. Apocalipsis.

Llevo bastante tiempo con este libro, no es nada corto para comenzar, pero por tanto, creo que se merece más de una reseña. Ya les había introducido un poquito sobre el incesablemente interesante prólogo de dos partes, que ilustra la visión que tiene Stephen King sobre la novela, la diversidad de sus personajes y sobre sus lectores.

En esta oportunidad, les traigo pequeños extractos (bastante superficiales), para que entiendan un poco de lo que trata el libro. En ningún momento tocando la historia que se desarrolla como tal, ni sus protagonistas. La intención es que si les llama la atención, no pueden dejar de leerlo.

Yo aún me encuentro en pleno desenlace, ya estoy enamorada de varios personajes y ya odio a muerte a otros. No me encuentro para nada decepcionada con el curso que toma la historia, y se los digo, ya para este punto, y desde el principio, conociendo a mi autor favorito como lo conozco, estoy luchando con mis deseos inútiles de un final feliz, pero eso ya se los dejo a su criterio, para aquel que decida acompañarme en esta larga y excitante travesía que representa los distintos Universos de Stephen King.

Starkey, sentado a solas frente a una larga mesa, examinaba las hojas de papel cebolla amarillo. El contenido lo descorazonó. Llevaba treinta y seis años sirviendo a su país, desde sus comienzos como aterrorizado cadete principiante en West Point. Había ganado medallas. Había conversado con presidentes, los había asesorado y, en algunas ocasiones, siguieron sus consejos. En diversos momentos, había pasado por trances dramáticos. Por muchos. Pero esto… Se hallaba asustado, tan asustado que apenas se atrevía a confesárselo a sí mismo. Ése era el pánico capaz de generar locura.

DIAGNOSTICO CONFIRMADO

RAZONABLEMENTE

CEPA CODIFICADA 848–AB

CHAMPION (E.), SALLY

CAMBIO Y MUTACIÓN ANTÍGENO.

GRAVE RIESGO/MORTALIDAD EXORBITANTE 

Y PROBABILIDAD DE CONTAGIO ESTIMADA 99,4%

REPITO 99,4%. CENTRO DE CONTROL DE EPIDEMIAS 

DE ATLANTA

EXPEDIENTE AZUL ULTRASECRETO.

FIN

P–T–2223 1 2A

Está ahí fuera, delante y en línea recta, pensó Starkey. El Proyecto Azul.

El miedo estuvo a punto de acometerle de nuevo. Hurgó en el bolsillo y extrajo una cápsula rosada y amarilla. Lo que su hija llamaba una «depresora». Los nombres no importaban; los efectos sí. La tragó en seco. Frunció por un momento sus facciones, duras y lisas, cuando la sintió bajar.

Proyecto Azul

El primer monitor sólo mostraba un reloj digital. Hasta el 13 de junio, todos los números de ese reloj habían sido verdes. Ahora eran de un rojo intenso. Se habían detenido. Las cifras eran 13: 06: 90: 02: 37: 16.

– 13 de junio de 1990. Dos horas treinta y siete minutos de la mañana y dieciséis segundos.

La probabilidad de contagio era del 99,4%, pensó. La idea daba vueltas como loca en su cerebro. Eso significaba un 99,4% de mortalidad, porque el organismo humano no estaba en condiciones de producir los anticuerpos necesarios para detener a un virus antígeno de mutación constante. Cada vez que el organismo producía el anticuerpo adecuado, el virus mutaba a una forma ligeramente nueva. Por esa razón, sería imposible elaborar una vacuna.

La conclusión de la vida nunca es bella.

No existen mapas para el cambio. Uno, sencillamente, sale por el otro lado. O no sale.

Larry Underwood

Ahora, que le hago mención, Larry Underwood es uno de mis personajes favoritos, por el simple hecho de que como mucho de los supervivientes, está descubriéndose a sí mismo y es muy honesto en su travesía. No eres un buen tipo, Larry. Constantemente se pone a prueba, pero le es muy difícil, como a nosotros mismos, la autocrítica.

apo.jpg

Espero que hayan disfrutado esta especie de introducción. Lo repito, esta novela es bastante extensa (1536 páginas, de las cuales llevo un 67%), y no me arrepiento para nada. Quiero seguir porque estoy enganchada y quiero descubrir cómo culmina esta inevitable batalla entre la luz y la oscuridad.

x

Paula

 

Diez Negritos.

Sinopsis: En la remota isla del Negro, una mano misteriosa está empeñada en cometer una serie de espeluznantes asesinatos, siguiendo al pie de la letra las ingenuas indicaciones de una canción de cuna. Por su atmósfera inquietante y su hermetismo, esta es una de las novelas más logradas de Agatha Christie.

Debo confesar que nunca me había adentrado a la lectura de las novelas policíacas de Agatha Christie, estoy muy contenta de haber comenzado con esta.

2018-03-20 01.31.52 1.jpg

Una de las particularidades de la autora, que he podido notar en otros de sus trabajos es que incluye al inicio, lo que llama Guía del lector, la cual voy a incluir aquí tal cual la dicta la obra. Me parece muy interesante porque al conocer un poco de los personajes, esto inspira al abordaje de la historia.

Guía del lector

A continuación se relacionan en orden alfabético los principales personajes que intervienen en esta obra.

Armtrong (doctor): Médico que prescribe sedantes y diagnostica las causas de las sucesivas muertes.

Blore (William Henry): Supuesto ex colono de África.

Brent (Emily): Solterona, puritana e insensible.

Claythorne (Vera): Jóven ex institutriz.

Legge (Sir Thomas): Distinguido personaje que en su actuación militar tuvo que tomar decisiones muy graves.

Lombard (capitán Philips): El único de los invitados que lleva un arma.

MacArthur (general): Su actuación en la Primera Guerra Mundial encerraba un secreto.

Maine (inspector): Funcionario de Scotland Yard encargado del caso de la isla del Negro.

Marston (Anthony): El único invitado a la isla brillante y triunfador.

Narracot (Fred): El encargado de llevar el grupo a la isla en su motora.

Roger (mister y mistress): Matrimonio encargado de atender a los invitados.

Wargrave (juez): Conocido en su actuación en la magistratura como “el juez de la horca”.

El general pensaba: “Ruido monótono…paisaje apacible…La ventaja de una isla consiste en la imposibilidad que tiene el viajero de ir más lejos…parece llegado el fin del mundo.”

La trama te atrapa de tal manera que se hace sencilla de leer. Debo decir que hay que tomar en cuenta el año de publicación de esta novela (1939), por lo que no es de sorpresa, que en muchas ocasiones tenga un tono racista (nada más en su título, Ten little niggers); siendo a veces algo predecible, sin llegar a dejar de sorprender, y esto se debe nada más y nada menos a que es la mamá de las novelas policíacas, el significado de Plot Twist lo podemos conocer plenamente gracias a ella.

Diez negritos se fueron a cenar;
uno se asfixió y quedaron nueve.

Nueve negritos estuvieron despiertos hasta muy tarde;
uno se quedó dormido y entonces quedaron ocho.

Ocho negritos viajaron por Devon;
uno dijo que se quedaría allí y quedaron siete.

Siete negritos cortaron leña;
uno se cortó en dos y quedaron seis.

Seis negritos jugaron con una colmena;
una abeja picó a uno de ellos y quedaron cinco.

Cinco negritos estudiaron Derecho;
uno se hizo magistrado y quedaron cuatro.

Cuatro negritos fueron al mar;
un arenque rojo se tragó a uno y quedaron tres.

Tres negritos pasearon por el zoo;
un gran oso atacó a uno y quedaron dos.

Dos negritos se sentaron al sol;
uno de ellos se tostó y sólo quedó uno.

Un negrito quedó sólo;
se ahorcó y no quedó… ¡ninguno!

Con respecto a los personajes femeninos, el mismo cuento, antes de volvernos críticos, debemos tomar en cuenta el año de publicación, y sin embargo, no puedo dejar de acotar que ambas figuras femeninas principales me parecieron unas totales perras. La puritana, evidentemente, siempre existe un personaje fanático, inflexible e insoportable que odiamos de principio a fin; pero también tenemos su contraparte; la simpática, bella, bien portada y audaz, que se piensa mejor que los demás, pero es más mierda que ninguno.

2018-03-20 01.32.52 1.jpg

Basándome en lo anterior, voy a puntuar la novela con un magnetismo de ⭐⭐/5, por su sencillez, atrapamiento y desarrollo de la historia. Plus, lo disfruté mucho.

P.D: Estoy trabajando en un nuevo sistema de puntuaciones, que muy pronto voy a añadir a las reseñas anteriores y a todas las que les tengo preparadas. Siempre un gusto escribir para ustedes; ya saben que estoy pendiente de todos sus comentarios y sugerencias. No olviden seguirme en instagram.

x

Paula