Las caras del éxodo.

La publicación “pregunta simple” me llenó el pecho y siento que no tiene toda la atención que se merece. Aclarando, yo sé que la mayoría de las personas a las que leo y que me leen no son conocedoras de la posición o de la situación de los venezolanos; muchas veces es algo que nos cuesta entender a nosotros mismos, imagínense explicar.

A lo que voy con esto es, convertirnos en inmigrantes nos enseña mucho. Entre otras cosas: valor, humildad, amor propio, honestidad (sobre quienes somos y quienes queremos ser), lealtad a nuestras raíces. ¿No lo crees?, ¿no lo has vivido? El vivir el día a día sirviendo a otras personas para ganarnos un lugar en una sociedad completamente desconocida, demostrando que el venezolano es echado palante, trabajador y honesto; muchas veces luchando con la mala propaganda que otros paisanos (una pequeña fracción de todos los que hemos salido) promocionan queriendo ponernos de delincuentes o malas personas; metiéndonos nuestro título de médico bajo el brazo (o de ingeniero, de arquitecto, de contador, entre otras profesiones que representen años de estudio y dedicación), o simplemente el hecho de renunciar a esas comodidades a las que podíamos tener acceso en un país que se está cayendo a pedazos para dedicarnos a reinsertarnos desde 0 en una comunidad, haciendo trabajos que nunca hubiésemos imaginado. Y tómenlo de mi, una inmigrante más, nada de eso da tanto miedo como alejarnos de nuestros familiares y seres queridos. Muchos pensarán que es difícil, pero nada comparado al miedo que te recorre la espina cuando estás a punto de embarcar (por si no lo saben, muchos por bus, por avión y hasta a pie salen día a día de Venezuela). El dinero es agua que se escurre y se evapora entre tus manos. Muy difícil de conseguir estando allá, casi imposible, y mínimamente representativo, por no decir nulo una vez que estás afuera. Así es, hay mucho venezolano pasando vaina. No es llegar a otro país y pensar que se te resolvió la vida. Es saber que la parte más difícil es la que te falta y hay que echarle bolas porque ya no está el apoyo que podías haber tenido en esa otra vida. Me gusta llamarlo así, otra vida, porque todo cambió tanto, que más que otra momento en el tiempo parece la dimensión desconocida.

Ok, igualmente no me malinterpreten, esto no se trata de la mala publicidad, de dar lástima o caer en los mismos dramas que tiene la gente del siglo XXI y su estúpida manía de ofenderse por todo, de exagerar todo, victimizarse por todo, o darse por aludido por todo. Esto es un wake up call, para los que saben y los que no saben lo que significa haber vivido esta época de la historia que nos tocó en Venezuela y pensar, si dejan una vida de “comodidades” por irse a pasar las de Caín por una oportunidad de empezar de 0 en otra parte, entonces las cosas sí están muy, muy malas. Esto al final no se trata de comodidad, se trata de vivir o morir. De intentar hacerle mejor la vida a los que te quedan, y de sacrificios por un futuro mejor. Y como decía Leon, de las caras del éxodo, se trata de decidir por ti mismo cuál va a ser tu camino. Entonces, quién es capaz de criticar al que decide comerse las verdes primero para poder saborear las maduras. Para pensar…

x

Paula

dav

P.D: Si llegaste hasta este pie de página, espero que mis palabras, aunque a veces necias, te hayan servido de ilustración. Igualmente, cualquier duda, siéntete libre de comentar, siempre los leo. Si quieres seguir de cerca mi día a día, pincha aquí y nos vemos en instagram.

Advertisements

Golpe de realidad.

Como muchos sabrán, la situación en mi país va de mal en peor. Las consecuencias nos golpean directamente a los que trabajamos por un mejor futuro y país.

Muchos probablemente me juzgarán con lo que voy a decir, definitivamente no busco crear polémica ni nada por el estilo, y además de que no los conozco, no quiero que nadie se vea aludido.

Veo ABSURDO y algo repulsivo como personas, sean del país que sean se atreven a decir cosas como que están a favor de la “revolución” y el “socialismo”; se meten hasta con el capitalismo de sus propias naciones y usan términos como “la guerra económica”. Quiero decir, si te parece tan chévere lo que promocionaban aquí ¿por qué no te vienes? Y recibes un poquito de tu medicina.

Como dije, no quiero entrar en polémicas y sin embargo, estoy tirando una descarga. Ya que estamos, voy a dar mi opinión. El socialismo promocionado por Chávez es la vil excusa de la gente perezosa. Lo único que hizo en mi país fue crear generaciones de gente cómoda, que le encanta recibir algo por hacer nada, basándose en el odio y resentimiento de las clases sociales más bajas, bajo la consigna de “Patria, socialismo o muerte”, digo, si eso les parece algo bonito…pero por supuesto, una economía en el que le das poder a los incapaces, en un país donde el flujo de dinero es exorbitante, vamos, conseguiste a la vaca a la que ordeñar por más tiempo. Luego de 20 años, no se sostiene. Acostumbraste a la gente a que estudiar es una pérdida de tiempo, que los caminos verdes siempre son una mejor opción, que no pierdes tanto tiempo y el ser corrupto y delincuente no va a traer consecuencias inmediatas, con la misma entregaste poder a los delincuentes. No quiero imaginarme que en mi país una estudio o una estadística revele el porcentaje de asesinos que hay en la población, cuántos están dispuestos a convertirse en uno, pero qué se puede esperar, si hasta te matan por una harina pan. ¿Qué estoy diciendo? Te matan hasta por mirar mal. En fin, me salí del tema. A lo que quería llegar, a continuación les voy a exponer algunos tweets con los que si no están familiarizados con la información, van a entender un poco más.

t.png

Screenshot_2018-01-13-23-49-40

Screenshot_2018-01-17-09-46-33

Screenshot_2018-01-16-08-31-34

Screenshot_2018-01-17-09-44-10.png

Screenshot_2018-01-17-09-47-03.png

El resultado es un país desesperado y sin recursos. Si existe algo más triste que lo anteriormente expuesto, creo que debe ser el hecho de que el venezolano se ha acostumbrado a que para comer tiene que ir a 20 sitios para ver dónde consigue algo, y después terminar comprando a sobreprecio. Cuando uso la palabra “sobreprecio” es una manera amable de enfatizar el 1000% de aumento en determinado producto, traficado como droga. No nos quedemos tan cortos, es más sencillo comer que enfermarse. Mejor no empecemos con las medicinas.

Screenshot_2018-01-17-10-07-03.png

Screenshot_2018-01-17-10-10-01.png

Ahora, ya entienden un poco más de dónde venimos. Pueden ver un poco más de cerca el cáos y lo que nos espera este año como nación. Se que muchos de ustedes en sus países, probablemente conocen a algún venezolano. Somos huérfanos de patria. No somos de ningún lado. Los que se fueron, sufren por no pertenecer y los que nos quedamos también. Sólo les pido consideración, porque no es fácil venir de donde venimos, y posteriormente tocaré este tema, ya que constantemente veo videos que me erizan la piel al respecto. Lamento la descarga, pero era justa y necesaria. Y para mis hermanos venezolanos, ante todo fuerza.

P.D: El día 6 del reto, lo publicaré esta noche, bastante tarde, debido a mis ocupaciones del día y trabajo no remunerado, pero la vocación llama. Nos leemos luego, pajaritos.

x

Paula